Tendencias dentales que deberían desaparecer pronto

Tendencias dentales que deberían desaparecer pronto

Quizá os pueda parecer extraño el titular y es que todos partimos de la base de que debemos de cuidar nuestra salud bucodental al máximo, para que nos pueda aguantar el mayor número de años posible de nuestras vidas. Sin embargo, por raro que parezca, hay gente que no opina lo mismo y que prefiere seguir la moda. Esto se deriva en que en la actualidad hay una serie de tendencias que implican unas prácticas dentales que, por el bien de la salud de quien las lleva a cabo, deberían de desaparecer pronto de la moda, ya que de lo contrario les podría acabar acarreando diferentes problemas a lo largo de sus vidas. Partimos de la base de que la salud es el bienestar social, físico y mental, pero, de poco nos vale gozar del bienestar social si seguimos la moda, cuando realmente estamos echando por tierra nuestro bienestar físico. Es por ello por lo que a lo largo de esta publicación os hablaremos de algunas de estas modas, con el único objetivo de que descartéis sumaros a ellas en el futuro.

Seguro que vosotros, al igual que nosotros mismos, cuidamos nuestra sonrisa con la mayor de las precauciones. Cada día nos lavamos los dientes durante varias veces, seguimos los consejos de la Clínica dental Galván Lobo y acudimos a revisar nuestra boca varias veces en el año, en definitiva, a todos nos importa nuestra salud dental. Sin embargo, un día, mientras estamos viendo la televisión o una revista, vemos a quien aparece en ella con una sonrisa extraña, algo no nos encaja: vemos dientes de oro, piezas dentales con tatuajes, dientes separados… Estas son solo algunas de las tendencias que están de moda en la actualidad y que deben de desaparecer para poder garantizar la salud de los pacientes. A continuación, os mostraremos en detalle en que consisten este tipo de tratamientos.

  • Los grillz o dientes postizos dorados no son más que una moldura para los dientes, la cual, en función de lo que paguemos puede ser más o menos cómoda y que incluye, además del color característico, otros adornos como piedras preciosas, iniciales o símbolos.
  • Carbón activado. Es quizá una de las locuras que más de moda están en los últimos años y, como es lógico, no existe ninguna evidencia de carácter científico que avale de forma real que el carbón activo ayude a blanquear los dientes. De hecho, existe una gran cantidad de especialistas que señalan que debido a la sustancia abrasiva que incluye se puede llegar a dañar el esmalte e incluso volverlo amarillento.
  • Tatuajes en los dientes. Dentro de lo malo debemos de mencionar que el tatuaje no se graba directamente sobre el esmalte del diente. Se hace sobre una carilla que cubre el diente y que esta, si que está tatuada. Por ello, es necesario hacer un molde, al que se conoce como carilla, tatuarlo en el diente y, sobre él, dibujar el tatuaje. A mayores, existe una alternativa menos agresiva, ya que no es permanente que requiere el mismo proceso, pero cambiando el tatuaje por una calcomanía.
  • El diastema es la separación que puede existir entre los dientes delanteros o dientes incisivos. Puede aparecer de forma natural, de hecho, existen muchas personas en el mundo que lo tienen y no es malo, el problema es cuando se busca tener, de forma artificial, este tipo de sonrisa ya que puede afectar a nuestra mordida o a las encías. Una moda que parece haberse vuelto tendencia entre muchas modelos y celebrities, las cuales buscan provocarse está separación en su sonrisa.
  • Puede parecer increíble pero la realidad es que existen personas que buscan tener una sonrisa imperfecta. La yaeba es, por el momento, muy popular en Japón y consiste en retorcerse los dientes o limárselos como si de un vampiro se tratase.

La realidad de los buenos hábitos dentales

La realidad es que a la mayoría de nosotros no se nos ocurriría nunca pasar por uno de estos tratamientos, pero por donde si que debemos de pasar es por las opiniones de los expertos en la materia y es que los odontólogos desmienten los mitos dentales y recomiendan más revisiones para poder garantizar una boca sana y que nos dure muchos años. Algo que, si seguimos sus recomendaciones, lo más seguro es que lo consigamos de forma fácil.