Motivos para visitar al dentista privado

Motivos para visitar al dentista privado

Existen muchos motivos para visitar al dentista privado. Como dicen aseguran desde el Consejo de Dentistas, hay muchas opciones actualmente para tener una buena salud dental. En opinión de ellos, hay que tener muchas cosas en cuenta, especialmente cuando hay tantas opciones.

El trato personalizado

Entre los inconvenientes principales para los pacientes está el acudir a una clínica del seguro o franquicia, las cuales tienen una elevada rotación personal que hay en esta tipología de centro. Los pacientes tienen que tener en cuenta que es más importante que en el centro en el que se traten conozcan el caso en profundidad, para lo que va a ser fundamental ser atendido siempre por las mismas personas.

Nivel formativo de los doctores

Como hay gran cantidad de dentistas al haberse abierto universidades privadas, cada vez hay una mayor masificación de la odontología. Antiguamente, los dentistas, según se licenciaban los contrataban en las clínicas privadas, los cuales iban ganando experiencia antes de proceder a tratar a pacientes con más experiencia.

Ahora, los alumnos, en cuanto salen les contratan las mutuas y franquicias, las cuales exigen que trabajan siguiendo una serie de protocolos de lo más estrictos cuando se habla del rendimiento económico, tiempo máximo de tratamiento o los materiales que se usan.

El componente vocacional del negocio

Normalmente, los dentistas nuevos ejercen la odontología intentando obtener el mayor margen de beneficios. Las franquicias o clínicas que pertenecen a mutuas son centros que gestionan empresas, por lo que el rendimiento económico impera. No podemos decir que los dentistas privados no busquen el mismo fin, pero también hay que pensar que el dentista tiene una vocación a nivel médico incuestionable que es la que va a condicionar de forma decisiva su manera de trabajar y el trato que tiene con el cliente.

Los materiales de calidad que se utilizan

Por lo general, los dentistas privados usan materiales de calidad mejor que los usados por las franquicias o las mutuas. Los dentistas privados suelen quedarse satisfechos con el trabajo bien realizado, el cual ofrecerá resultados predecibles a largo plazo.

En otros centros el dentista es un empleado que carece de poder de decisión sobre los materiales usados o sobre la forma en la que los usa, puesto que su labor obedecerá a una serie de cuestiones de otra clase donde la salud del paciente no va a ser la única prioridad.

Garantía en el tratamiento

Debido a lo anteriormente tratado, normalmente en las consultas privadas los doctores suelen hacerse parcialmente o en su totalidad responsable de los tratamientos que no llegan a funcionar tal y como se espera.

Por lo general, esta clase de situaciones no son muy frecuentes cuando trabajamos bien y con buenos materiales. El caso es que todo esto no puede ser de la calidad necesario cuando se trabaja en precario ni las condiciones.

Recordemos que en salud lo barato sale caro. Existen centros privados que han perdido pacientes debido al crecimiento de la aparición y proliferación de las mutuas y de las franquicias.

Eso sí, hay un grupo de pacientes que se beneficia de todo esto, que son los pacientes que están salud y que no tienen problemas, que son los que suelen buscar un centro donde se mantiene el buen estado oral con las limpiezas periódicas y los empastes.

La población nunca debe olvidar que la salud bucodental es un campo perteneciente a la medicina, donde se debe demandas un diagnóstico preciso, donde hay que hacer un magnífico tratamiento, así como una excelente comunicación con el odontólogo para que todo quede claro en cuanto a expectativas y posibilidades, así como a una capacidad adecuada a la hora de ejecutarse.

Cada paso es fundamental para que se llegue un óptimo resultado y donde el paciente tiene que contar con derecho a ello, pero también ser consciente de que el precio puede ser aún más alto.

Lo mejor en este sentido es que a la hora de elegir Clínica Dental, en los casos de gran complejidad, el paciente proceda a buscar más de una opinión y solicitar varios presupuestos. Está claro que en las franquicias o mutuas no siempre las primeras impresiones son las que correctas, pero para ello es importante documentarse bien e investigar. No nos fijemos solo en el precio.

Aunque son tiempos complicados, nunca hay que dejar de pedir la calidad que tanto necesitamos los pacientes y que son los normales para poder abordar las necesidades que todos antes o después tenemos que tener en cuanto a un campo tan vital para nuestra salud como es la bucodental.

El sector dental y su valor en España

Si queremos hablar del valor en el sector dental en el pasado 2019, está situado en 800 millones de euros. Una cifra coincidente con la de año anterior y que deja claro que sigue estable.

Si vamos a los datos detallados por segmentos, el mercado de equipamiento en 2019 tiene un valor del orden de 175 millones de euros, lo que ha provocado una baja del 10% en comparación al año anterior. Una caída que se debió al aumento notable en 2018 por la implantación en clínicas dentales y laboratorios protésicos, así como al efecto de impulso en el mercado después de las celebraciones de la feria Expodental en años pares.

Si vamos a las especialidades, merece la pena destacar el campo de la implantología y de la ortodoncia, donde ha comenzado una fase de bajada en el crecimiento que no se sabe si es por razones coyunturales o estructurales.

La ortodoncia ha crecido de manera importante gracias a los alineadores, que no se han medido en esta clase de mercado, pues se consideran de dispositivos médicos a medida y no solo productos de consumo.

En el caso de los implantes es de un 3%, donde se ha podido observar una ligera bajada en este tipo de unidades. Ahora los dentistas han pasado a encontrarse en una nueva corriente pensadora que busca la conservación de los dientes, el ahorro a nivel biológico, la restauración o las prótesis adhesivas. Los tiempos cambian, en definitiva.