Las aguas termales, una solución para la salud en general

Las aguas termales, una solución para la salud en general

En la actualidad el ritmo de vida es alto, donde todos conocemos la situación laboral de trabajadores y de las empresas, así como lo difícil que es conciliar la vida en familia con la profesional. Esto en muchas ocasiones termina ocasionando patologías como la ansiedad o el estrés, que terminan desembocando en la necesidad de acudir a terapias de carácter psicológico.

Nadie está a salvo, hace del orden de unos cuatro años me ocurrió a mí. Me vi obligado a cambiar de trabajo, pues mi empresa me cambiaba a otro puesto, en donde mi compañero con el que compartía turno no es que tuviéramos la mejor de las relaciones, pues chocábamos en todo.

Lo que es la cabeza, el solo hecho de tener que tomar el coche para ir al trabajo me producía ansiedad, hasta el punto que mi mujer me aconsejó que fuera a un sitio para tratarme y realmente lo aconsejo, pues muchas veces nos cerramos en nuestro problema y no vemos más allá de él.

A la hora de elegir sitio, muchas veces se hace complicado el elegir, muchas veces terminas decidiéndote por casualidades.

Buscando en la red sitios, di a parar con un artículo que hablaba de la terapia Gestalt que me pareció interesante. Quería que además de atención psicológica tuvieran experiencia en la aplicación de dicha terapia. Vi que cerca de mi domicilio, en Barcelona, estaba Terapia PSI, un gabinete especializado en terapia de pareja en Barcelona y terapia Gestalt. Solicité información y me dijeron que ellos la aplicaban. Esta terapia se acerca a otras dimensiones, no solo la clínica, dando importancia a la toma de conciencia, autorrealización y el desarrollo personal. Una terapia humanista, que toma influencias del psicoanálisis y de la filosofía oriental.

Con la ayuda de ellos y una terapia de relajación que hice mediante aguas termales, fui volviendo a recobrar el equilibrio y los problemas empezaron a no afectarme tanto, pues en esta vida hay que intentar relativizar todo.

Si lo que estás buscando, como era mi caso, era paz y relajación para que se rebajara el nivel de estrés o ansiedad, se puede completar la ayuda que dan los profesionales con la propia que la naturaleza nos puede ofrecer con las aguas termales o las minero-medicinales.  Os cuento algunos de los beneficios que aporta a nuestra salud:

Efecto relajante

Estas aguas suelen estar a unas altas temperaturas que, sin lugar a dudas, tienen un efecto de lo más terapeútico sobre nuestros músculos. Hay que darse en cuenta que, incluso estando en situación de reposo, el agua ejerce una determinada presión sobre nuestro cuerpo, por lo que si a un suave masaje, le añadimos agua en movimiento, lo que llamamos un baño de burbujas,. Esta función sobre el cuerpo pasa a multiplicarse, pasando a ser un masaje profundo.

La consecuencia es un masaje relajante, tonificador de la musculatura que se encarga de favorecer y activar la musculatura.

Mejoran las enfermedades de la piel

En especial las que contienen en la composición mineral altos porcentajes de azufre. Entre ellas podemos citar la psoriasis, dermatitis y demás enfermedades que causan los hongos. Igualmente tienen gran beneficio a la hora de poder curar heridas y diversidad de lesiones de la piel.

De gran ayuda para depurar la sangre y así poder eliminar toxinas mediante la diuresis y la sudoración.

Eliminación de las secreciones y las vías respiratorias altas y bajas pasan a despejarse

Estimulación de las defensas de nuestro cuerpo

Reducción de las inflamaciones crónicas, contracturas y rigideces de tipo neuromuscular, además de dolores óseos y de articulaciones

Un gran complemento a la terapia psicológica

Debemos tener claro que las aguas termales por sí mismas no van a completar un proceso de recuperación para quien tiene miedos, angustias o siente ansiedad, pero si que es una verdad que ayuda, conmigo así ocurrió.

Es una buena forma de complementar un tratamiento, eso sí, con un especialista en psicología que de verdad os ayude, conmigo Terapia Psi lo logró, pero lo mismo os pueden ayudar otros especialistas que tengáis próximos a vuestro lugar de residencia.

Los buenos psicólogos ayudan a orientarnos en la vida, dándonos las herramientas para poder solucionar toda situación complicada y gestionar las emociones, cara a aprender de ellas.