Entrenamiento HIT

Entrenamiento HIT

Yo suelo tener un grave problema con las modas, y es que cuando algo se pone de moda siempre pienso lo mismo: “ya hay alguien que ha pagado una pasta gansa para que los medios de comunicación y los blogueros hablen de eso”… Puro marketing, y me da mucha rabia porque el producto, el servicio o el estilo que se ha puesto de moda puede ser muy bueno, o muy malo, y nosotros como “masa” no notamos la diferencia. Por el mismo motivo jamás sabremos por qué nos recomiendan los expertos ciertas cosas, es posible que les hayan pagado por hacerlo o es posible que estén convencidos de que aquello que nos recomiendan es beneficioso, pero nosotros no podemos saber si es una cosa o la otra y por eso me dan tanta rabia las modas. Eso es lo que me pasaba a mí con el entrenamiento HIT: como está de moda no sé si realmente merece la pena o es solo puro marketing.

¿Qué es el entrenamiento HIT?

Dejando a un lado de dónde viene el nombre, que como siempre viene del inglés, podríamos decir que el entrenamiento Hit es un entrenamiento muy intenso con cambios drásticos en el ritmo en un espacio muy corto de tiempo.

Según la teoría, con este tipo de entrenamiento podemos conseguir lo mismo, o más, de lo que consiguen otras personas yendo tres días al gimnasio durante hora y media, sólo que nosotros dedicaríamos diez minutos al día o incluso menos.

Lógicamente, siguiendo la idea de que “no existen los milagros”, ante unas promesas tan estupendas mi respuesta inmediata es “y una m***da”, o al menos eso pensaba yo hace un par de meses porque ahora mi percepción ha cambiado notablemente.

Empecé un duro entrenamiento personal en Efit-Majadahonda hace menos de 60 días y quise probar eso de los entrenamientos HIT, por lo que mi personal trainner me ayudó a elaborar una fantástica tabla de ejercicios que, además de hacer en el centro junto a él los dos días en los que acudía allí, repito luego en casa todos los días. ¿Sabéis cuánto tiempo necesito para hacer la tabla? 12 minutos, ni uno más, ni uno menos… y los resultados son increíbles.

La única ayuda que recibo son estos batidos para quemar grasa abdominal. No son milagrosos, no os penséis que por tomarlos vais a empezar a adelgazar michelines sentados en el sofá mientras veis Game of Thrones, porque ni de coña, pero siguiendo una dieta sana y con un buen entrenamiento deportivo he de reconocer que son un buen plus al ejercicio.

Experiencias Reales

Yo acabo de empezar y al fin y al cabo hay quien puede creer que este cambio tan drástico en mi estilo de vida es lo que me ha hecho bajar de peso y ponerme tan en forma en tiempo record, así que he pensado que igual os gustaría conocer el caso de Vincent Graff, quien ya hacía ejercicio antes de empezar con el entrenamiento HIT y ha llevado a cabo un pequeño experimento. “Iba tres veces a la semana al gimnasio, montaba en una bicicleta estática y pasaba un minuto pedaleando tan duro como podría. Ese es todo el ejercicio que hacía. Y los resultados han sido maravillosos” asegura Graff, un periodista que decidió narrar su experiencia con el entrenamiento interválico de alta intensidad: HIT.

Yo no me creo que con un solo minuto haya notado tanto cambio, me da la sensación de que exagera un poco sus palabras, pero su experiencia en general sí me parece creíble tras haber visto cómo ha cambiado mi cuerpo en tan sólo dos meses.

Graff estuvo cuatro semanas practicando HIT, luego paró durante seis semanas en las que no hizo absolutamente nada de ejercicio, y posteriormente estuvo un mes practicando el típico entreno que tradicionalmente se ha estado recomendando hasta la fecha. La comparativa de resultados fue alucinante, con el HIT mejoró su presión arterial y se sintió en forma en tiempo récord, mientras que cuando siguió las recomendaciones de ejercicio tradicional su presión arterial no mejoró tanto y su forma física, aunque era algo mejor, no justificaba ni el tiempo ni el esfuerzo invertido.

Tras dos años practicando HIT había conseguido regular su tensión arterial y había perdido 7 kilos. Tal vez pueda parecer poco pero debemos entender lo siguiente:

  • Él no pretendía bajar de peso, sólo ponerse en forma, por lo que no hizo dietas y aun así perdió peso.
  • Con el HIT se gana masa muscular por lo que, probablemente, habrá perdido más kilos de grasa, pero al ganar también kilos en músculo el resultado final es de sólo 7 kilos en diferencia.

Además, su VO2 máximo había ascendido hasta 39,9, lo que baja notablemente el riesgo de padecer un problema cardiovascular o respiratorio.

Breve rutina de HIT

Para practicar el HIT basta con contar con una bicicleta estática y tener media hora libre a la semana. Si sufres algún problema físico, consulta con tu médico antes de seguir esta rutina. Esto es lo que debes hacer.

  1. Sube a la bici y comienza a pedalear despacio –si tu bicicleta tiene un indicador de la energía a la que estás pedaleando mantente en los 50W– durante dos minutos.
  2. Pasado este tiempo aumenta la resistencia de tu bici al máximo y pedalea todo lo fuerte que puedas durante 20 segundos. ¡No pares!
  3. Pasados los 20 segundos baja la resistencia y vuelve a pedalear tranquilamente durante dos minutos, seguidos de otros 20 segundos de máximo esfuerzo. Repite el proceso una vez más.
  4. Tras el tercer pedaleo a tope baja la resistencia y pedalea suave durante dos minutos para enfriar.

La sesión completa dura 9 minutos, pero de ellos sólo uno es de ejercicio intenso.