Cuatro situaciones laborales por las que puedes necesitar un abogado

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Ponga un abogado en su vida. ¿Por qué? Pues porque tarde o temprano lo vas a necesitar. Lamentablemente vivimos en una sociedad en la que vas a necesitar un abogado porque puedes cometer algún error con las leyes ahora que están cambiado todo el tiempo, incluso sin saberlo. Y más aún si estás en alguna empresa con relación laboral. Sin duda, el mundo del trabajo es que siempre acaba por hacernos que recurrir a un abogado.

Seguro que conoces a más de una persona que, como se suele decir, “acabó mal” con la empresa y tuvo que solucionar los problemas en los juzgados. Una nómina mal hecha, problemas con el jefe o con los compañeros, una mala interpretación del contrato o que a tu empresa le ha comprado otra y viene con ganas de arrasar. Sea como sea, puede que al final vas a tener que recurrir a un abogado. Echa un vistazo porque quizás puedes haber pasado por uno de estos procesos o puedes pasar en un futuro.

Reclamar un despido

Como decimos, los trabajadores tenemos derecho de reclamar salarios adeudados, suplidos, pluses, etc., en el plazo de un año a su empresario. Además, puede impugnar despidos, aunque en este caso el plazo se reduce a 20 días. Los abogados laboralistas te brindarán la asesoría y representación legal necesaria para estas reclamaciones, protegiendo sus derechos laborales y asegurando una compensación justa.

Por ejemplo puedes reclamar los salarios adeudados, pluses y otros beneficios en el plazo de un año a su empresario. Es crucial actuar con diligencia para no perder sus derechos. Si además considera que has sido despedido injustamente, tienes 20 días para impugnar el despido.

Faltas

Como te hemos contado, en otras ocasiones el ambiente laboral se convierte en una pesadilla. Mucha crispación y quizás puedan ocurrir cosas como que tu jefe te imponga faltas. Lo primero que tienes que saber es que en el entorno laboral, tanto empleadores como empleados tienen derechos y obligaciones. Así, como nos cuentan desde Abogados en Santander, las faltas laborales se clasifican como leves, graves o muy graves, y cada una tiene sanciones correspondientes. Desde la amonestación hasta el despido disciplinario, unos abogados te orientan en la aplicación de las medidas correctas, siempre respetando los derechos del trabajador y las regulaciones vigentes.

Tienes que saber que la prescripción de las sanciones varía según la gravedad de la falta. Estos profesionales te asiste en la redacción de cartas de amonestación y te asesora en el proceso de sanción, garantizando que se cumplan los plazos y procedimientos legales apropiados. Y es que si te han echado o sancionado sin motivo, puedes recuperar la situación anterior.

Reclamar cantidades

Los trabajadores tienen el derecho de reclamar salarios o cantidades adeudadas mediante procedimientos extrajudiciales y judiciales. Los abogados laborales te ayudan en el proceso, desde la presentación de la papeleta de conciliación laboral hasta la demanda judicial si es necesario. Tienes que recordar que el plazo para la reclamación es de un año, por lo que es esencial actuar con prontitud. Además, la reclamación puede ser tanto judicial como extrajudicial. Este tipo de abogados te puede garantizar una interrupción efectiva del plazo de prescripción, asesorando sobre el mejor camino a seguir, ya sea mediante la presentación de una demanda o a través de métodos alternativos como la conciliación laboral.

Incapacidad permanente

Como nos apuntan desde Abogado en Santander las reclamaciones laborales previas en caso de denegación de Incapacidad Permanente son procesos complejos, por eso nos vamos a tener que poner en manos de grandes profesionales si queremos sacar algo adelante.  La denegación de la Incapacidad Permanente, ya sea parcial, total, absoluta o Gran Invalidez, requiere una reclamación previa ante la Resolución del INSS en el plazo de 30 días hábiles. Tras la revisión del EVI, el administrado tiene 30 días para interponer la reclamación previa, necesaria antes de interponer la demanda en el Juzgado de lo Social.

Desde la notificación de la resolución denegatoria, se disponen de dos meses para formalizar la demanda ante el juzgado competente. En casos de despido y otras acciones sujetas a plazo de caducidad, el plazo será de veinte días hábiles. Además, hay situaciones específicas que pueden interrumpir o suspender los plazos de caducidad o prescripción.

Estos son solo algunas de las situaciones que puedes encontrarte cuando eres un trabajador. Pero ya sabes que puede haber muchos más. Si te sirve como consuelo, si eres autónomo puedes tener muchos más problemas. Pero todo es más fácil si cuentas con profesionales en la materia.

No se pierda ninguna noticia importante. Suscríbase a nuestro boletín.

Noticias relacionadas

Más dientes y menos encía

Resulta curioso como todo tiene nombre. Cosas que tienes como normales y comunes, resulta que no lo son tanto y que además de no ser

No se pierda ninguna noticia importante. Suscríbase a nuestro boletín.

Noticias recientes

Los medios de comunicación, a pesar de que divulguen su objetividad, rinden cuentas a grandes entidades y propietarios de empresas que cuentan con acciones en

Comparte

Facebook
Twitter
LinkedIn
Scroll al inicio