¿Cómo elegir la mejor silla de paseo para tu bebé?

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Pasar pasear a tu bebé necesitas una buena silla de paseo y que se adapte a las características de tu hijo.

La Organización de Consumidores de Usuarios informa que «las sillas de paseo suelen estar pensadas para niños de hasta 15 kg de peso, especialmente las sillas de paseo ligeras. No obstante, algunos modelos permiten 20 kg y otros incluso aguantan 25 kg, aunque no es lo habitual».

Antes de comprarla debes tener en cuenta los siguientes consejos:

-Opta por un modelo resistente.

-Escoge una silla que sea ligera y que se pueda plegar, porque será más sencillo guardarla en el coche y subirse en los vehículos de transporte público.

-Los profesionales de elesanbebé, expertos en ropa infantil y artículos para bebés, explican que es aconsejable que cuente con todos los parámetros necesarios de seguridad, como los arneses.

-Que las ruedas de la silla tengan frenos y que funcionen de manera correcta. Deben ser resistentes y se deben adherir bien a la superficie. Si vives en pueblos o zonas con terrenos irregulares es aconsejable que las ruedas sean fijas tanto delante como detrás. Pero, si vives en una ciudad lo mejor es que apuestes por ruedas giratorias en la zona delantera y fijas en la trasera.

-Es importante que cuente con amortiguación.

-Comprueba que el asiento sea lo más cómodo posible para tu pequeño, así que opta por una silla de paseo que disponga de uno semirrígido o rígido.

-Es fundamental que la tapicería se limpie fácilmente y que no provoque que el niño sude.

-Debes elegir una silla en base a la edad y al peso del menor, para conseguir comodidad.

-También es necesario fijarse en los accesorios que incorpora. Los accesorios esenciales para las sillas de paseo son: sombrilla, cestas portaobjetos, bolso para llevar pañales, el sistema de protección para los días de lluvia, etc.

-Escoge una silla de paseo reversible, es decir, que se pueda llevar al bebé de cara a los papás o mirando a la calle.

-La silla debe ser segura y estable. Para comprobarlo, puedes reclinar el respaldo todo lo que se pueda, ejercer presión con la palma de la mano hacia abajo, y asegúrate de que las ruedas delanteras no se eleven.

-Que incluya una capota, para proteger al pequeño del sol y el viento.

-Que el respaldo sea reclinable en múltiples posiciones.

-Para comprobar su flexibilidad puedes empujar la estructura hacia abajo apoyándote en el manillar, por lo que el chasis debe ceder y volver a su posición original.

-También se deben tener en cuenta las dimensiones de la silla, para que pueda pasar por las puertas, entrar en el ascensor o guardarse en el maletero.

En este artículo te explicamos las normas para un uso correcto de la silla de paseo. ¡Toma nota!

-El niño siempre debe estar sujeto a la silla mediante el arnés, para evitar que pueda caerse.

-Cuando el pequeño esté en la silla, debe estar vigilado, sobre todo si se queda dormido.

-No debes plegar o desplegar la silla con tu hijo al lado, para evitar que sus dedos queden atrapados en el chasis.

-No es aconsejable sobrecargar la silla de paseo, así evitarás que se vuelque la silla hacia atrás con el niño sentado.

-No puedes utilizar una silla antes o después de la edad o el peso aconsejado por el fabricante.

-Si la silla de paseo no está en buenas condiciones, es mejor comprar una nueva.

¿Por qué es importante el saco de silla de paseo?

El saco de la silla de paseo protege a tu hijo del frío, el viento y la lluvia. En el mercado encontrarás varios modelos que se fijan de forma segura a la silla de paseo. Es un accesorio que sirve tanto para el invierno como para el verano.

Además, es apto para niños de hasta 3 años. En verano, te aconsejamos que optes por un saco de tela ligera. Los sacos de verano generalmente están hechos de poliéster o algodón.

Para el invierno escoge un saco que sea capaz de proporcionar calor y aislar bien del exterior. A menudo están hechos de vellón o de plumón.

A continuación, te explicamos los tipos de sacos para la silla de paseo. Antes de proceder a la compra hay que tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

Tamaño: La mayoría de los sacos miden entre 90 cm y 100 cm de largo. Aunque existen modelos regulables en longitud o con inserto de tela extensible que son aptos para bebés.

Material: Suelen estar hechos de algodón o poliéster. Pero, en invierno el tejido interior está forrado en polar.

Sujeción: Pueden tener diferentes tipos de sujeción, ya que la mayoría de los modelos tienen de 3 a 5 ranuras para el cinturón.

Cierre: Hay sacos que tienen cierre central o lateral.

No se pierda ninguna noticia importante. Suscríbase a nuestro boletín.

Noticias relacionadas

Más dientes y menos encía

Resulta curioso como todo tiene nombre. Cosas que tienes como normales y comunes, resulta que no lo son tanto y que además de no ser

No se pierda ninguna noticia importante. Suscríbase a nuestro boletín.

Noticias recientes

Los medios de comunicación, a pesar de que divulguen su objetividad, rinden cuentas a grandes entidades y propietarios de empresas que cuentan con acciones en

Comparte

Facebook
Twitter
LinkedIn
Scroll al inicio