5 creencias sobre el alquiler de coche que no son verdad

5 creencias sobre el alquiler de coche que no son verdad

El alquiler de coches es un servicio cada vez más utilizado en nuestro país gracias a sus características de practicidad y personalización, que cubren a la perfección nuestras demandas en materia. Sin embargo, y con todo lo extendido que está su uso, aún siguen existiendo ciertas creencias falsas entre los consumidores. Así que sigue leyendo que en este artículo las desmentiremos todas.

Creencia #1: alquilar es más caro que comprar

Una de las principales razones por las que muchas personas no consideran optar por servicios de alquiler de coches es porque se cree que son más caros que comprar. Sin embargo, esto no es exactamente así. Que una u otra opción sea más rentable dependerá del uso que se le quiere dar al coche, siendo un factor muy decisivo el kilometraje.

Por ejemplo, si necesitas un coche para momentos puntuales, la opción del alquiler se presenta como la mejor, contando también que incluye todos los beneficios de seguro, mantenimiento, impuestos y revisiones, además de que te permitirá olvidarte de intereses, facturas imprevistas y del arduo trabajo de tener que comparar los diferentes seguros en el mercado hasta encontrar el idóneo.

Incluso, el renting supone algunas ventajas fiscales para aquellos que lo contraten. Por su parte, las empresas y los autónomos pueden aprovecharse de la ventaja de deducir hasta el 100% de la cuota de renting en el Impuesto de Sociedades y el IRPF.

Creencia #2: es despilfarrar el dinero

Muchas personas creen que pagar una cuota mensual por un coche que no es suyo es una forma de perder el dinero, cuando en verdad, es todo lo contrario.

Primero, sucede que desde el momento en que compramos un coche, este comienza a devaluarse y vivirás con el riesgo de que al momento de venderlo tengas que hacerlo por un precio mucho menor del que tenía cuando lo adquiriste; mientras que, al alquilar el coche, es la empresa la que corre este riesgo, y a ti solo te queda decidir si quieres renovar el contrato de alquiler del coche o no.

Por otro lado, nuestros amigos de Mouronte, agencia de alquiler de coches, nos explica que muchas agencias del ramo no te piden entrada ni cuota final, por lo que te queda este dinero para invertir en lo que quieras, ya sea en un activo que en vez de depreciarse pueda aumentar su valor con el tiempo o usarlo para cubrir otro tipo de gastos.

De esta forma, al no tener que asumir la compra del coche, ahorras en inversión y evitas que tus activos se devalúen.

Creencia #3: se tienen que pagar gastos extra cuando devuelves el coche

Una de las grandes preocupaciones relacionadas con el alquiler de coches es tener que pagar costes extras al momento de devolver el vehículo. Pero, esto es imposible que suceda debido a que las condiciones del alquiler están claramente detalladas en el contrato.

En él encontrarás todos los costes a cancelar y las excepciones o penalizaciones, por lo que si te has fijado bien en todo antes de firmar, no habrán sorpresas.

Por ejemplo, una de las cláusulas que se suelen incluir en este tipo de contratos es en cuanto al kilometraje, el cual suele variar entre los 10.000 a los 50.000 km recorridos. Un exceso en el mismo derivará en la variación del costo acordado. Por lo que, si lo que queremos es evitarlo, debemos hacer un análisis previo sobre el uso que se le dará al coche para poder negociar el kilometraje permitido con la agencia al momento de firmar el contrato.  

Incluso, si sucede que haces menos kilómetros de los que acordaste, las empresas suelen devolverte parte del coste de esos kilómetros.

Creencia #4: es imposible romper un contrato de alquiler

Los contratos de alquiler, por lo general, tienen una duración de 12 meses, 24 meses  o incluso, de un mes, de forma que puedas elegir el periodo que más se adapte a ti después de analizar lo que necesitas de este servicio y por cuanto lo necesitas.

En caso de que dentro de este periodo tengas algún inconveniente que te obligue a terminar dicho contrato antes del tiempo acordado, puedes hacerlo con total libertad; eso sí, siempre cumpliendo con ciertas condiciones especiales diseñadas para dichos casos.

En muchas agencias, por ejemplo, te colocarán una penalización. Esto porque tendrán que compensar la depreciación que ha sufrido el coche mientras lo has estado utilizando, más los gastos derivados de la rescisión del contrato antes del tiempo acordado.

Creencia #5: los únicos que alquilan coches son las empresas y los autónomos

Los servicios de alquiler de coches no solo son accesibles para grandes empresas o autónomos. Estos también pueden ser utilizados por particulares. De hecho, cada día se vuelve más popular como una muy buena alternativa ante los costos de adquirir un coche que pocas personas pueden pagar.