La irrupción de lavanderías, consecuencia de la baja amplitud de los pisos

La irrupción de lavanderías, consecuencia de la baja amplitud de los pisos
Estamos acostumbrados a vivir entre electrodomésticos. Ya no nos resulta raro, quizá como pudiera ocurrir en los años 70, a convivir rodeados de máquinas que hacen una buena cantidad de trabajo en casa por nosotros. La mentalidad, hasta ahora al menos, ha sido positiva al respecto. Y es que es cierto que estos aparatos nos han ayudado de una manera considerable a reducir los tiempos que empleamos en labores de hogar. Eso, en una sociedad como la que tenemos en los tiempos que corren, es algo que vale su peso en oro.
Sigue leyendo