Los productos más higiénicos que pueden tener los dentistas

Los productos más higiénicos que pueden tener los dentistas

El coronavirus ha provocado un cambio en los hábitos que llama mucho la atención. Nadie podría pensar hace unos meses que tendríamos que ir todos con las mascarillas. Que no se podría acudir a los acontecimientos deportivos, como el fútbol, o que estuvieran en riesgo la celebración de las Navidades. Ahora bien, por suerte, hay muchos sectores que han sabido adelantarse a todas estas situaciones. Uno de los gremios más concienciados ha sido el de los dentistas. Los datos así lo dicen.

El  Consejo  General  de  Dentistas  de  España,  ante  la situación  creada  por  la  pandemia  COVID-19, elaboró cuatro  encuestas  consecutivas con  el objetivo de obtener datos sobre la prevalencia de test y de tasa COVID-19 en los dentistas en España. Las  encuestas  se  han  desarrollado  en  abril,  junio,  septiembre  y noviembre.

Infectados

La estimación de la tasa de infección por COVID-19 en los dentistas españoles muestra unos valores próximos  al 4%  (variabilidad  del  1.9% en  marzo-abril  al  4%  en  junio). Estas  cifras  de positivización  son  de  2.6  a  3.5  veces  inferiores  a  las  encontradas  en  la  población  española global. Cuando se analiza el probable origen de la infección (ámbito privado o laboral), la tasa de  infección  relacionada  con  la  actividad  profesional  varía entre  0.8-1.6%  en  las  sucesivas encuestas,  siendo  globalmente  del  0.9%  en  la  totalidad  del  periodo  analizado  (marzo-noviembre), cifra muy inferior a la publicada para el resto del personal sanitario.

Cese de actividad

Las  respuestas  a  las  sucesivas  encuestas  indican  que  después  del  primer  periodo,  que se corresponde  con  la  declaración  del  estado  de  alarma,  en  el  que  la  práctica  totalidad  de clínicas  dentales  cesaron  su  actividad  o  se  limitaron  a la atención de  Urgencias,  a  partir  del mes   de   junio, la   gran  mayoría   de   clínicas   había   normalizado su   ejercicio sin apenas restricciones. Se detecta también un amplio grado de cumplimiento de las recomendaciones de protocolos emanados de los Colegios de Dentistas y del Consejo General. 

El análisis de la evolución de la prevalencia de test diagnósticos de COVID-19 realizadosen dentistas muestra que  en  la  primera  encuesta  (periodo  marzo-abril)  apenas  el  1.6%  de  los dentistas se  había hecho  alguna  prueba.  En  junio,  el  17% se  había  hecho  una PCR y en  septiembre la  cifra ascendía al 33.5%. La última encuesta del mes de noviembre muestra que, desde el inicio de la pandemia, el 41% de los encuestados se ha realizado una PCR (cifra que se eleva al 50% en el caso de los test rápidos de antígenos).

Productos más higiénicos

Y después de los datos, hay que analizar cómo se ha llegado a esta situación. Por lo que está claro es que en las clínicas dentales se han empleado los mejores productos para evitar contagios. Solo hay que echar un vistazo a la Tienda Del Dentista para comprobarlo.

Gel hidroalcohólico para higienización de manos (sin enjuagar) 5 litros

Es un gel Hidroalcóholico indicado para higienización de las manos, sin necesidad de enjuagar con agua tras su aplicación, destruyendo alrededor del 90% de las baterías cutáneas, presenta acción bactericida rápida frente a bacterias gramnegativos grampositivas, micro bacterias, hongos y virus con cubierta lipídica ( incluidos VIH y virus de la hepatitis B). Su mayor potencial bactericida  se obtiene a una concentración  de aproximadamente  el 70%, ya que reduce la tensión superficial de la célula bacteriana facilitando el proceso de desnaturalización proteica destruyendo alrededor del 90%.

Batas y mascarillas

Las batas se han convertido también en un elemento vital para los dentistas. Si has ido a una clínica puedes comprobar cómo llevan todas las medidas. Y las batas quirúrgicas son una de ellas. Y lo mismo ocurre con las mascarillas. Modelos con filtro de forma plana/rectangular, con pliegues. Estas herramientas son las mejores para evitar cualquier tipo de contagio. Por eso, los profesionales tienen las mejores del mercado. Por supuesto, también ocurre lo mismo con el material que se usa en todas las operaciones dentales. Este es el camino para intentar que todas las personas sepan que cuando acudes al dentista puedes ir con toda la tranquilidad del mundo porque estás en buenas manos.

Ya has visto que las clínicas dentales sí saben hacer las cosas en tiempos de pandemia. Por eso no nos extraña que, aunque es un gremio que está en contacto directo con las personas y sus fluidos, es uno de los que menos se han contagiado. Entre todos vamos a conseguir salir de esto, pero si ponemos los medios está claro que saldremos antes y con más ganas.