España, a la vanguardia de la odontología

España, a la vanguardia de la odontología

En los últimos años, quizás las dos últimas décadas, España ha vivido una gran revolución en el sector de la odontología. El boom implantológico, el gran potencial de la regeneración, al auge de la estética en todo tipo de tratamientos, la modernización de la ortodoncia y la endodoncia, la diversidad de la prótesis han convertido a España en uno de los países referentes en todo el mundo. Sin duda alguna, han sido años de apogeo científico y tecnológico que también ha tenido sus consecuencias en la formación de los profesionales y en su manera de ejercer. Los dentistas de hoy, así como los higienistas dentales o los técnicos de laboratorio, se han visto en la obligación de actualizarse en las nuevas técnicas y tecnologías para no quedarse atrás.

Desde la Clínica Dental García Lorente nos indican cuáles son los principales avances que se han vivido en España en los últimos años. Son tratamientos de vanguardia que no podíamos pensar que estarían tan presentes en nuestras vidas.

Ortodoncia

La ortodoncia es la rama de la Odontología que se encarga del estudio, prevención, diagnóstico y tratamiento de las anomalías en la forma, posición, relación y función de las estructuras dentales y maxilofaciales. La ortodoncia aplica desde antes de la dentición primaria hasta edades avanzadas. Es decir, abarca cualquier etapa de la vida de la persona, siempre que el paciente reúna las condiciones necesarias.

En la actualidad se disponen de diversos tipos de ortodoncia, según las necesidades individuales de cada paciente y un diagnóstico realizado de manera personalizada:

Brackets metálicos: se trata de la técnica tradicional, que destaca por ofrecer una gran utilidad y por tener un precio más asequible en comparación con otros tratamientos de ortodoncia más innovadores. Esta opción, que a veces es la más indicada, puede corregir todo tipo de problemas de maloclusión y malposiciones dentarias, cerrar diastemas y solucionar problemas de sobremordida.

Brackets estéticos: fabricados a partir de materiales como la cerámica o el zafiro, se caracterizan por tener un color que imita casi a la perfección el tono de las piezas dentales naturales. Son la alternativa perfecta para los pacientes que valoran la estética del tratamiento y poder sonreír sin complejos.

Ortodoncia Invisible: es una de las últimas innovaciones en Ortodoncia, la que está en la vanguardia. Este aparato está formado por férulas transparentes extraíbles, discretas y fáciles de poner y quitar. Este sistema previene enfermedades orales, ya que permite realizar la higiene bucodental diaria con normalidad, pudiendo limpiar a fondo las piezas dentales.

Implantes dentales

Se trata de unas piezas compuestas por titanio biocompatibles, que sirven de sujeción para coronas o puentes fijos. Las coronas o puentes sustituyen a los dientes perdidos. En primer lugar, es necesario acudir a una primera visita para realizar un estudio de viabilidad y conocer las condiciones particulares del paciente a través de la exploración oral y la realización de pruebas diagnósticas. Una vez finalizado este proceso, se cita al paciente para la colocación de los implantes dentales. Esta fase del tratamiento no es dolorosa, ya que se aplica anestesia local en la zona para que el paciente no sienta molestias.

Carillas dentales

Estas finas láminas que se adhieren a las capas externas de los dientes consiguen resultados espectaculares, llegando en algunos casos a redefinir la sonrisa por completo. Las carillas pueden colocarse tanto en la parte superior como inferior de la dentición, aunque en los dientes posteriores, es decir, en los molares y premolares, suelen utilizarse habitualmente las coronas o fundas dentales, ya que aportan una mayor durabilidad.

Como puedes ver, el progreso no sólo afecta a la profesión de puertas adentro, sino también en el plano exterior. Los pacientes ya no son exactamente los mismos que hace 20 años. Incluso los que siguen yendo al mismo dentista desde hace más de dos décadas ya no tienen las mismas exigencias. Las estadísticas dicen que los españoles nos gastamos casi 400 euros al año en el dentista. Por eso, las técnicas han tenido que cambiar.

Dentistas colegiados en España

Por otro lado los números también han cambiado. España alcanzó un total de 36.689 dentistas colegiados en el ejercicio 2017, de los cuales el 55,8% son mujeres, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). España ha visto como el número de dentistas colegiados se ha incrementado ejercicio tras ejercicio en el último lustro. En 2013 el número de profesionales del negocio dental registró 32.445 colegiados, dato que aumentó un 2,6% en 2014, hasta 33.286 colegiados. En 2015 el número de profesionales colegiados alcanzó las 34.641 personas, mientras que en 2016 España contabilizó un total de 35.716 dentistas colegiados.

Implantología (31,7%) y productos de consumo para la clínica (27,3%) son las áreas que acaparan mayor cuota de este mercado, seguidas, por este orden, de equipos de diagnóstico por imagen (8,1%), ortodoncia (7,8%), consumo para laboratorio (6,7%), aparatos para clínica (6,3%), equipos-instalaciones (5,6%), elaboraciones CAD-CAM (4,1%) y aparatos de laboratorio (2,4%). la patronal del sector de tecnología sanitaria apunta que el sector dental ha incrementado sus exportaciones en un 16,7 por ciento entre los años 2014 y 2015, superando los 114 millones de euros

De los 36.689 profesionales odontológicos colegiados a cierre del ejercicio 2017, 20.471 son mujeres, el 55,8%. Mientras que 16.218 son hombres, es decir, el 44,2% restante. A lo largo de los últimos cinco años, el número de mujeres dentistas colegiadas se ha incrementado en 3.230 profesionales. Por su parte, el número de hombres dentistas colegiados ha aumentado en 1.014 nuevos profesionales. Personas que cada vez salen más y mejor preparados de las facultades, aunque hay que exigirles conocimientos y profesionalidad.

Es cierto que ahora todos los nuevos conocimientos o desarrollos tecnológicos no tienen fronteras y pasan de un país a otro de manera casi inmediata, pero hay que reconocer que España es todo un referente. Un sector que en los últimos años ha vivido un cambio tremendo y que tiene que seguir siendo de donde nuestro país tire. Teniendo los mejores profesionales también tendremos a los mejores pacientes.