El sexo, un tema que ya no es tabú

El sexo, un tema que ya no es tabú

Uno de los temas que resulta más tabú en España es el del sexo, por no decir el que más. La verdad es que hemos vivido en un país que, tradicionalmente, ha sido bastante católico y en el que todo lo que tuviera que ver con el sexo era rechazado de plano por la mayoría de la sociedad. A pesar de que la dictadura de Franco, que apostaba por este modelo de sociedad religiosa y anticuada, ya ha terminado, lo cierto es que sigue habiendo mucha gente que conserva el pensamiento de que hablar de sexo es hacerlo de pecado. Y eso no es así.

Hablar de sexo es hacerlo de disfrutar de la vida al máximo. Y es que el sexo es una de las mejores cosas que tiene la vida. ¿Por qué no deberíamos aprovechar lo que se nos ha dado para disfrutar y ser felices en la medida de lo que podamos? Sería algo necio hacer lo contrario. Por eso ha cambiado tanto la percepción de la gente en el momento en el que nos encontramos. La gente joven apuesta por el sexo y por diferentes técnicas destinadas a disfrutar al máximo de esta experiencia, una experiencia que es una de las que más felices nos hace.

Una noticia que fue publicada en la página web del diario 20 Minutos informaba de algunos de los datos que nos deja el sexo en el interior de nuestras fronteras y en los tiempos que nos ha tocado vivir. Lo cierto es que el 42% de los españoles practica sexo una vez a la semana y que solo el 10% de nuestra población se quedó sin probarlo durante el año anterior a la publicación del artículo. Esto nos deja una muestra de la regularidad con la que utilizamos el sexo para encontrar esa felicidad que queremos para nuestras vidas.

Otra noticia, en este caso publicada en la web del diario El Español, informaba de la cantidad de sexo que se debe practicar según la edad que tengamos. Lo cierto es que todos deberíamos echarle un vistazo a la información que se transmite en este artículo, porque lo que está claro es que el sexo, en mayor o en menor medida, es una actividad que tenemos que practicar sin importar la edad que tengamos. Es algo que nos tiene que quedar claro y que no entiende de condiciones ni de tabúes.

El uso de juguetes y productos que faciliten y endulcen el sexo, cada día más habitual 

A nadie le sorprende que los juguetes y todo tipo de productos que puedan llegar a usarse en el acto sexual estén gozando de una tremenda popularidad en los tiempos que corren. Y es que nos ayudan a exprimir todos y cada uno de los actos sexuales de los que formamos parte. No cabe la menor duda de que esto es importante para mejorar la satisfacción del momento y para que no haya nada que nos lo haga estropear. Por eso hay que potenciar el uso de este tipo de aparatos o productos.

Es cierto que el sexo sigue siendo un tema que es tabú en la sociedad para algunos de los sectores de población más tradicionales y educados en otros valores. Pero os decimos una cosa bien clara: al que no le guste que no mire. Hay que disfrutar del sexo y hay que promocionarlo. Hemos charlado recientemente con los profesionales de Comercial Apra, una entidad especializada en la venta de todo tipo de productos que tienen que ver con el sexo, y nos han comentado que parece que el sexo tiene los días contados como tema tabú. Y es que son cada vez más las personas que preguntan por cuestiones relacionadas con él y con los productos asociados a él.

Lo mejor de todo es que las parejas que practican sexo y que quieren obtener información al respecto de todo lo que estamos comentando son cada vez más heterogéneas. Y esa es una noticia fabulosa. El sexo es vida y a nadie se le escapa que su práctica es una buena manera no solo de disfrutar de la presencia de la persona a la que queremos o con la que queremos estar, sino que también es ideal para mejorar nuestra condición física.

Es una buena noticia el hecho de que España vaya abandonando alguno de sus pensamientos más reaccionarios y más viejos. Hay que adaptarse a los tiempos que corren y, por ello, es necesario hablar de sexo. Y os decimos una cosa: es mejor no dejar pasar la ocasión de hablarle de ello a nuestros hijos e hijas a fin de que obtengan la mejor información posible y que no tengan que acudir a fuentes de dudosa credibilidad para tratar de encontrar respuestas a sus preguntas. Desde luego, y una vez superada la vergüenza inicial, os lo agradecerán.