¿Cuál es el mejor sistema de calefacción?

¿Cuál es el mejor sistema de calefacción?

Aunque todavía haga bastante calor este otoño, la verdad es que de la noche a la mañana pueden cambiar las cosas y llegar de repente el frío, y más en la sierra madrileña que es donde vivo yo. Por ello, decidí hace un tiempo ya dirigirme a la empresa madrileña Eco-Cima Eficiencia bioclimática, una empresa que se ocupa de la instalación y reparación de soluciones de climatización en Madrid y que cuenta con más de 15 años de experiencia en el sector.

Para mí, era muy importante dirigirme a unos auténticos y reconocidos profesionales en la materia para que éstos me aconsejaran de manera adecuada y coherente. Pues, no sabía qué sistema de calefacción elegir ni cuál sería el mejor para caldear mi casa. A esta pregunta, me contestaron que no existía una sola y única respuesta, puesto que ello dependía de muchos factores, como lo eran por ejemplo las propias características de la vivienda, así como las necesidades de calefacción e inversión que cada uno estaba dispuesto a asumir.

Factores que se deben tomar en consideración a la hora de la elección

No obstante, dentro de estos factores a tomar en consideración a la hora de la elección, sí que algunos son fundamentales como lo es, obviamente, el tamaño de la casa. Pues, hay que reconocer, en efecto, que no es lo mismo climatizar un piso pequeño que una casa grande. También la orientación de la vivienda es otro de los detalles a tomar en cuenta ya que la temperatura de la casa depende de su orientación, es decir según si está orientada al norte, sur, este u oeste. El aislamiento es otro de los puntos importantes, lo cual me parece de lo más normal porque con un buen aislamiento de la vivienda se ahorra mucha energía, y ello se traduce considerablemente en las facturas. El uso que se vaya a hacer de la vivienda se debe, asimismo, tomar en cuenta.

No es lo mismo, efectivamente, tener que calentar todas las habitaciones que sólo una parte del hogar, como no es lo mismo estar todo el día en casa o no, o si se trata de una vivienda principal o secundaria. La climatología de la zona es, por otra parte, otro punto primordial ya que vivir en la costa, donde las temperaturas suelen ser suaves dista mucho de vivir en el interior o en la montaña, donde allí hace mucho más frío. Ése era precisamente mi caso. Todo el mundo sabe, en efecto, que el frío aprieta en invierno en la sierra madrileña. Por ello, y después de haber barajado y comparado distintos sistemas de calefacción, opté por instalar una estufa de biomasa (leña y pellets) en mi casa.

Ventajas e inconvenientes de las estufas de biomasa

Así fue después de haber escuchado las explicaciones de los profesionales de la empresa Eco-Cima Eficiencia bioclimática de Madrid, por lo cual decidí que la estufa de biomasa era la mejor alternativa propuesta para calentar mi casa. Pues, tiene un gran poder calorífico y no genera casi residuos. Además, la biomasa es un combustible renovable que  proviene de residuos orgánicos y biológicos (el serrín, los huesos de aceituna, las cáscaras de frutos secos, etc.). Ese detalle, para una persona como yo que tiene una conciencia ecológica bastante elevada es sumamente importante. ¡Cuánto menos residuos generes mejor para el medio ambiente! Con ello, al no ser mi casa muy grande, tampoco es que necesite tener que calentar todas las piezas, sino solamente determinadas zonas. Y bueno… al vivir en la sierra, no sé… pero parece que este método de calentarse pega bastante. ¿No?  Francamente, pienso haber tomado la mejor de las decisiones posibles, pues son muchas las ventajas, ya que las estufas de biomasa no sólo son más ecológicas que los combustibles fósiles como el gas o el gasoil sino que emiten, asimismo, muy poco humo y tienen un grado de eficiencia y rendimiento excelente.

En algunas instituciones de las comunidades autónomas ofrecen, de hecho, ciertas ayudas para adquirir e instalar este sistema de calefacción. Por mi parte, los únicos inconvenientes que destacaría serían la limpieza semanal de la estufa para que la ceniza no obstruya los conductos y el tener que conectarse a una salida de humos. Por lo demás, ¡son sólo beneficios! Y hay que reconocer que este tipo de calefacción es económico y que calienta de maravilla. ¡Ya pueden venir los grandes fríos que aquí los estoy esperando!