Vivir en el País de los Fiordos

Vivir en el País de los Fiordos
Recuerdo como si fuera ayer el día que un amigo me envío una postal de los Fiordos Noruegos. Me enamoré por completo del paisaje que aparecía en esa imagen, con enormes montañas que alcanzaban el cielo y un fiordo que parecía no tener fin. Enmarqué esa pequeña postal y la puse en mi escritorio para verla cada día, me imaginaba en ese mismo lugar, viendo desde lo alto con el viento gélido del norte haciéndome despertar.
Sigue leyendo