Alergia y Deporte

Alergia y Deporte

La alergia es una enfermedad que, a pesar de que en algunos casos puede llegar a ser mortal (debido a un shock anafiláctico), la mayoría de las veces hablamos más de una molestia que repercute negativamente en nuestra calidad de vida que de algo que pueda causarnos un grave daño irreparable. Ahora bien, aunque esto sea así, los alérgicos pasan muy malas temporadas, bastante agotadoras, agobiantes y estresantes, por lo que cualquier alivio puede significar un cambio importante en sus vidas. Hoy, tras varios años de estudios, podemos decir que ese alivio puede venir de la mano del deporte.

Que el ejercicio ayuda a mejorar nuestro sistema inmune es algo que todos llevamos años sabiendo, a pesar de que alguno que otro haga oídos sordos y prefiera estar delante del televisor en el sofá antes que ejercitando un poco su cuerpo, pero lo que no teníamos tan claro es que esa mejora del sistema inmune puede mejorar el estado de las alergias en determinados pacientes, pues el deporte ayuda a reducir la inflamación relacionada con el alérgeno.

Algunos expertos recomiendan a estos pacientes alérgicos tomar ciertos productos para ayudar a su organismo a empezar a realizar este ejercicio físico, sobre todo porque algunos de ellos cuando inician su rutina deportiva inician también algunos síntomas como tos, congestión nasal e incluso urticarias debido al sudor. Uno de los laboratorios más recomendados es Probelte Pharma, pues están especializados en la investigación del tratamiento de la alergia así como en las pruebas cutáneas de alergia al tiempo que elaboran y tienen en venta suplementos deportivos naturales online, por lo que son los especialistas idóneos para hablar de ambos temas. Aunque, lógicamente no son los únicos, en el segundo puesto de la lista, el especialista y entrenador personal Javier Rodríguez  recomienda los suplementos de Science For You, una firma que también está ofreciendo grandes resultados.

Cuándo está el deporte contraindicado

Lógicamente no es lo mismo sufrir de una tos leve, estornudos, lagrimeo o picor de ojos, síntomas habituales entre los alérgicos, que hablar de asma bronquial, urticaria o anafilaxia. Ante los primeros síntomas no debemos dejar de hacer ejercicio, sino todo lo contrario. Para aliviarlos podemos llevar encima nuestro medicamento (antihistamínicos seguramente) y utilizarlo en caso de necesidad. Pero ante los segundos síntomas es mejor acudir a un especialista para obtener un diagnóstico certero y que, en consecuencia, nos indique las precauciones concretas que tenemos que tener en cuenta en nuestro caso si queremos hacer ejercicio.

La Asociación española de personas con alergia a alimentos y látex, sin embargo, es mucho más  tajante al respecto, ya que hay una situación en la que se necesita algo más que la ingesta de un producto para que se produzca una reacción alérgica por un alimento: el ejercicio físico. Se denomina alergia alimentaria inducida por el ejercicio a esta situación y se empezó a hablar de ella en 1979.

La prevención, según la asociación, es simple: no ingerir los alimentos implicados durante las 4-6 horas previas a hacer ejercicio.

Si no es este tu caso y puedes practicar deporte siempre que quieras la pregunta correcta sería, ¿qué tipo de ejercicio es el más indicado? Pues bien, si no surgen problemas al respecto podríamos decir que somos aptos para practicar cualquier tipo de deporte, ahora bien, las actividades que implican una mayor intensidad y esfuerzo físico, como las carreras de fondo, son las menos adecuadas. En su lugar, podemos practicar deportes en equipo que nos permitan hacer pausas momentáneas para reponernos adecuadamente u otras disciplinas que impliquen un esfuerzo menor, como la natación o el yoga.